Los modelos a seguir en Colombia…

A propósito del regreso a la libertad de Oscar Tulio Lizcano.
colombiaaa

“… Consiga la plata mijo, consígala honradamente. Consiga la plata mijo, donde no lo vea la gente”.

Eran dos. Mientras uno me ponía el revolver en la cara y me daba patadas en el cuerpo, que yo no sentía en toda su dimensión por contar con algunas copas en la cabeza (también la embriaguez me dio la extraña tranquilidad que permitió el posterior dialogo), el otro lo azuzaba a que me disparara: ¡dale mata esa hijueputa loca escandalosa! Decía a todo pulmón.
No era mi día. O el par de bestias jóvenes ya habían cobrado su cuota diaria de sangre, o de algún modo mi discurso tuvo efecto:

-¿Ey dame una razón para que me matés?, yo ni te conozco, acabo de salir de una fiesta de amigos, le dije.

Ustedes los maricas no hacen sino escandalizar.

-¿A quién escandalizo?, insistí, estaba en una fiesta privada a puerta cerrada.

-Pues a los niños, contestó. A mi hijo por ejemplo que solo tiene 5 años y ya tiene que ver a maricas como ustedes ostentando su maricada a toda hora.

-¿y que hace tu hijo de 5 años despierto a las 2 de la mañana?, ¿crees que es mejor ejemplo que vea como su papa mata a otra persona? …

El dialogo continuo por algunos segundos que parecían horas. Y al tiempo que hacia oídos sordos del que gritaba que me mataran, trataba de razonar con el del arma, que al fin de cuentas me paró bolas y tras darme una fuerte patada en el trasero, me dijo:

-Listo te perdés de aquí en bombas -a toda velocidad- antes que me arrepienta.

Corrí con todo lo que pude y creo que no paré hasta llegar a mi casa en el barrio vecino. A medida que corría sin parar, la tranquilidad generada por los tragos daba paso al pánico y luego –sólo, en medio de mi sala- al llanto incontrolable por la humillación a que habían sido sometido.

Ahora, algunos años después, con cabeza fría y pudiendo contarlo como anécdota, las imágenes se me reviven al escuchar las miles de historias de humillaciones similares por parte de sus carceleros, de los secuestrados recién liberados. Particularmente, los comentarios de Lizcano, quien hecho una piltrafa humana apareció ante los medios después de 8 años de vida perdidos en la selva, no como héroe que sobrevivió a la barbarie, ni mucho menos como modelo político para las nuevas generaciones, sino como una pieza del destino para que otro ,sin futuro, pasara a la historia heroica de este país.
En su caso, como ya había pasado con el primer y segundo grupo de liberados, los honores y las alabanzas seguirían siendo para otros. Primero para Chaves, después, cuando Ingrid, para el ministro de la defensa y los altos mandos militares y, peor aún, en este ultimo caso, para el verdugo, a quien le premiaron su labor de carcelero con una fuerte suma de dinero y el viaje que muchas personas, que le cumplen legalmente a este país desde sus labores honestas, se soñarían tener: una vida en los Eliseos –“
lugar sagrado donde las sombras de los hombres virtuosos y los guerreros heroicos llevaban una existencia dichosa y feliz”-.
Ver el despliegue de medios a “Isaza” me pone a pensar que quienes dicen a toda voz que los maricas le damos mal ejemplo a los niños, cuando expresamos de manera lúdica, a veces chillona y ruidosa -“plumas”-, nuestras alegrías o cuando nos demostramos mutuamente en público la afectividad o cuando convocamos mediante nuestros actos cotidianos a que los hombres y mujeres transgredan los roles rígidos del género y disfruten de sus feminidades y de sus maculinidades hacia la felicidad y la convivencia en el respeto, tienen toda la razón.Nosotros –Lesbianas, gays, bisexuales y trans- estamos pervirtiendo a la sociedad y a los niños y niñas convocándoles a la afectividad, el disfrute autónomo del cuerpo, el respeto por las diversidades en el otro u otra y a la igualdad de oportunidades, mientras que por el contrario la norma de la tradición colombiana, con la que podríamos llegar a ser héroes y heroínas de la patria, “machos”, nos incita a armarnos, asesinar, arrasar, humillar y ostentar nuestra barbarie. Y eso si, a que en el último momento, cuando ese estilo de vida no sea productivo -deje de ser negocio-, nos arrepintamos ante los medios, entreguemos las armas -que ya no sirven, las otras podemos revenderlas a las generaciones de asesinos que vendrán- y confesemos con frialdad nuestros actos, para ser acogidos por dios y por la patria en los anales de la historia de la humanidad.Los secuestrados y desaparecidos, los desplazados, exilados, asesinados por odio, como otros tantos y tantas, serán recordados como cifras, como porcentajes de victimas. Pero los otros y otras en cambio, que siguen la lógica de la barbarie, tendrán espacio en los libros, los medios comerciales y oficialistas y en las historias de cine, televisión y en la mitología local.Los niños y las niñas, entonces, tendrán grandes modelos de vida a la colombiana: El modelo paramilitar, para-político y para-estatal, Pablo Escobar Gaviria, Los hermanos Rodríguez Orejuela, Rodríguez Gacha, Santofimio Botero, Mario Uribe, Carlos Castaño, Don Berna, “Karina” y cientos de nombres como estos recopilados en las principales páginas de los diarios, en los que por supuesto estará destacado el más reciente: Wilson Bueno Largo alias ‘Isaza’.
Y todos los infantes de este país, así como el hijo de quien me atacó al salir de la fiesta de amigos, pueden irse tranquilos a la cama cada noche, porque los medios y el gobierno les siguen validando sus modelos ideales de ser: “Mata que dios perdona, mata..” y “el que peca y reza, empata”.
¡Ah!, y sus padres podrán dormir tranquilos porque con toda seguridad la vida los premiará con hijos e hijas en el modelo colombiano de hampones, delincuentes, asesinos, narcos, paracos, timadores y violadores de derechos, pero por nada del mundo ¡MARICAS!. Medellín, noviembre de 2008

.


Anuncios

Una respuesta a “Los modelos a seguir en Colombia…

  1. A mi se me ocurre un modelo… casi que de reinado:

    ¿La señorita Uribe quiere o no quiere la corona?

    Bueno… vivimos en un país bastante diverso, bastante lleno de todo: politiquería, mentiras, manipulación, jugarretas y demás cosas santas que nos han costado mucho, a todos, conservar y defender como nuestras. No obstante, bien sabemos, máxime cuando somos “varoncitos”, que hay que ser muy verracos y muy frenteros para decir las cosas… No tiene porque avergonzarse el presidente de invocar a Dios, a la Santísima Virgen o al presidente Bush… si de buscar ayuda divina se trata. Al contrario, se le celebra que busque la ayuda en las instancias mayores, uno de ello solo puede asegurar que mandatario <>.

    Ciertamente, uno se admira de ver al presidente Uribe hablar de las “bellaquerías” de los colombianos, de las cosas que dicen y hacen los que <> y de las siempre impropias acciones de las ONG’s: ¿a quién se le ocurre interpelar al señor Uribe por los Derechos Humanos en un país que tiene por presidente un paisa empeñado en dar rejo a diestra y siniestra a todos los que no quieren obedecer? ¿Acaso no se entiende que las familias –y Colombia es una gran familia- tienen derecho a administrar sus problemas sin la intervención impertinente de Bienestar Familiar? En este caso, la comunidad internacional sería el organismo encargado de velar por las correctas e higiénicas acciones de los países.

    Y bueno… uno ve al presidente Uribe, quien lo ve con su poncho, carriel y hablado de montañero, expresándose en los mejores términos alrededor de un sin fin de cosas, por ejemplo, afirmando que los estafadores tendrán que pagar por sus estafas o bien pueden pedirle asilo a Bin Laden… otra vez lo escuché señalando que no estaba de acuerdo con los matrimonios entre personas del mismo sexo, puesto que él se acogía al derecho natural… tampoco ha dudado el presidente de los colombianos en enfrentar a cualquiera que dude de los Derechos Humanos en Colombia: cualquiera que lo haga… habrá de apoyar a las FARC, es más, de seguro que es de las FARC o les alcahuetea con dinero o les filtra una cuentita en cualquiera de las pirámides que mayores beneficios ofrezcan… Y es que el cuento de las pirámides da para todo, hasta sirven de bodega para guardar papeles y firmas que se temen puedan ser objeto de atentados por parte de <>.

    En últimas, el presidente de Colombia <> ha dado la cara siempre, no sé qué más pueda dar, pero ha dado la cara… Con él, el término que define “la vergüenza” ha necesitado ser modificado, alguna vez le interpelaban los mal pensados (que deben ser esos mismos que no quieren la paz), acerca de sus nexos con grupos “no tan santos”, y él, como buen paisa enojón que se respete, respondía algo así como pero no me han podido demostrar nada… (Sépase que el énfasis es mío… o eso dicen los que escriben y son respetuosos). Es decir, el presidente le da la cara al mundo y a los colombianos (que es lo de menos), para sostener un sin numero de cosas que uno termina por decir… no entiendo, que fue lo que dijo, por qué lo dijo y cómo ha sido capaz de decirlo. Tanto da la cara que uno se cansa de verlo día a día envejecer ante el publico que lo aclama, pero que le hace marcar las arrugas cuando los mal agradecidos lo hacen enojar… Uno se cansa y se pregunta ¿Qué pasará en el próximo capitulo? ¿Cuándo será que esto se define? ¿Esta vaina se acabará algún día? Ya sabemos que los capítulos quedan inconclusos, y que por ejemplo: asunto de las pirámides tapa asunto de los indígenas patirrajados que no hacen sino joder… De-malas nuestros pobres indios que se atravesó ese asunto de las pirámides… Ahora ya todo son pirámides y hay que perseguir a todos esos malvados que están detrás de ellas… ¿Cómo se les ocurre venderle al pueblo ignorante una fantasía, un sueño o una ilusa-ilusión de tener una vida mejor? Nooooo… al pueblo lo que hay que enseñarle es a ahorrar en los bancos o entidades financieras para que sepan que es guardar cien mil pesos y tener disponibles a la semana del deposito menos de noventa mil (y eso contando con los intereses).

    Todo esto para decir: el señor presidente <> da la cara, por lo mismo resulta inverosímil su juego: me declaro o no me declaro, lo digo o no lo digo, lo reconozco o no lo reconozco… cuando se trata del tema de la reelección. Él dice que como que si, como que no… o como ¿Qué haría este país sin mi? Sin embargo, no dice abiertamente que está dispuesto a ser cadidatizable para próximo periodo presidencial (ese tema parece ser siempre el gran tema de sus fans, más no de él). No lo dice y resulta extraño en tanto el siempre tiene algo que decir de todo y sobre todo (igual que Ingrid). No lo dice, y me parece muy problemático, porque asume la posición de las reinas de belleza que van a concursar por la corona, pero mientras tanto afirman que lo hacen por su departamento, por los niños, por el Papa o por García Márquez, pero el asunto de la corona lo dejan en un segundo plano y casi que, ahora si, les asalta la vergüenza y dicen: Todas tenemos las condiciones (bueno… en eso si son diferentes al presidente Uribe, él nunca diría algo así… que los del Partido Liberal… que los del Polo… ni hablar). Total… uno se confunde, y en este juego de metáforas traídas del reinado de belleza, uno se pregunta ¿La señorita Uribe quiere o no quiere la corona?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s