Esa esquina diversa de Medellín…donde volvernos a encontrar con confianza y desparpajo

A propósito de la nueva emisora comunitaria de Medellín

Algunas de las esquinas de nuestra ciudad, Medellín, los sitios de encuentro de vecindad por tradicion

Hey ¡nos vemos en la esquina!

Fue durante mucho tiempo, la frase clave para que, en nuestros barrios de Medellín, cuadráramos una cita de amigos. En mi caso particular, como marica aun insipiente,  la esquina[1] fue el espacio inolvidable donde me deleité y coquetié con los hombrecitos de mi edad o con alguno que otro un poco mayor. Ya empezaban a generárseme pasiones y gustos por los de mi mismo sexo y fue entonces allí, en las interacciones de esquina, donde me fui descubriendo niño, púbero y finalmente, adolescente homosexual.

Por la esquina y en la esquina de cada barrio de nuestra capital paisa, pasaba toda la vida. Era un espacio demarcado, por lo general, por una tienda de ventana, la ventanita de la esquina o la ventanita de algún don o doña, en nuestro caso la de Don Avelino. Donde mecateábamos en las tardes, pan con salchichón, acompañado con bolsitas heladas de aguas saborizadas llamadas bolis.

Otras esquinas ostentaban negocios un poco más grandes. Pero en uno u otro caso, se constituían en el referente, el limite, para nuestras libertades y aventuras de aprendizajes en la vida. Teniendo como guía la esquina, los niños y niñas aprendimos a socializar y a defendernos autónomamente en la vida: Vaya hasta la esquina y me trae una libra de panela…cuidadito se me pasa de ahí, se devuelve por la misma acera, sentenciaban las mamás.  Ir hasta la esquina era el primer trayecto de confianza que permitían los padres. Y una vez se lograba autonomía, alrededor de la esquina crecíamos, nos enamorábamos y teníamos los espacios de desencuentros o los encuentros para las reconciliaciones.

Cada grupo diverso, se iba posicionando con el tiempo, por franjas o afinidades, a lo largo del día o parte de la noche en la esquina. Cada barrio  identificaba, caracterizaba y defendía sus esquinas como el lugar por donde se tenía que escribir nuestra historia cotidiana y donde íbamos adquiriendo sellos de identidad individual y colectiva. Para los salseros, por ejemplo, era el espacio donde exhibir el radiecito de pilas sintonizado en las  descargas de salsa, antes del medio día.  Al ritmo de cantantes como Nelson Pinedo[2], pregonaban que la suya era: la esquina del movimiento[3].

Pero un día cualquiera la esquina cambió. Dejó de ser el espacio de identidad y se tornó sitio prohibido, negado, epicentro del terror. Pasamos del Medallo al metrallo y, afortunadamente, en muy pocos años, a la gran ciudad de hoy. Pero en ese proceso se nos diluyeron las esquinas y con ellas lo que significaban para nuestras identidades.

Pasamos entonces, de los encuentros a los encontrones. A los enfrentamientos entre bandas de sicarios y claro está, al miedo. Muchas esquinas quedaron signadas por las masacres juveniles o por las vidas menguadas por las balas perdidas.  El zumbido de las balas, nos desterró, nos desplazo de las esquinas, primero hacia el encierro de nuestras casas y posteriormente hacia los centros comerciales.  Y por fortuna, en épocas recientes, hacia los parques públicos con que se ha venido poblando la ciudad en todos sus rincones. La esquina se quedó entonces como parte de nuestras nostalgias, diluida en los recuerdos.

Pero hoy, el sentido de la esquina y probablemente su recuperación como espacio físico, aparece de nuevo en escena, a través de la radio comunitaria. La consulta directa a las posibles audiencias  de la nueva emisora de Medellín, a través del internet[4][4], llevo a que se nombrara como La Esquina Radio 101.4 F.M. Y en ese compromiso adquirido con las audiencias, el equipo de trabajo de Palco Comunicaciones, concesionario a cargo, pretendemos y venimos trabajando con tesón, para que, desde el 2011, esta emisora comunitaria  nos permita encontrarnos de nuevo y construir ciudad juntos desde la diversidad. De nuevo la esquina volverá a ser el referente para nuestros encuentros y para caminar juntos en torno a nuestras identidades.

La junta de programación de La Esquina Radio está conformada por sectores muy diversos de la población, entre estos,  el sector de las diversidades sexuales, en mi voz y mi sentir como el ciudadano gay de Medellín. Desde allí como marica, pero sobre todo como persona, me seguiré enamorando de, y enamorando a, mis vecinos y en ellos y ellas, de esta nuestra ciudad y de sus barrios. Para que por La Esquina, vuelvan a pasar nuestras historias y volvamos a tener referentes de identidad menos marcados por pautas del comercio internacional y más por ese sentido de vecindad que nos obligaba a mirarnos, a reconocernos y a construir desde las diferencias. Así que, maricas o no maricas, nos encontraremos desde este 2011, en la esquina para que conversemos a través de la radio, la radio comunitaria de Medellín.


[1] Ángulo saliente o arista formada en la calle por dos paredes de un edificio. Parte exterior del lugar en que se juntan dos lados de alguna cosa. Muy cerca o muy pronto: a la vuelta de la esquina Ángulo exterior y saliente de un objeto. http://es.thefreedictionary.com/esquina

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s